La intendente Paula Mitre presentó a la comunidad un ambicioso plan que aspira a terminar con el viejo problema de los líquidos cloacales en el pavimento y el agua servida en las cunetas.



“Es una obra muy compleja, que lleva tiempo de gestión por su elevado costo, pero que nos permitirá ganar en salud”, señaló la intendente a manera de introducción.

El proyecto integral, que ya tiene el estudio previo de altimetría, incluye tres cuencas que cuentan con sus respectivas bombas impulsoras.

El primer proyecto abarca el sector de la vecinal Martín Fierro, donde está la Estación Nº 3, requiere una inversión de $ 20 millones y fue presentado para ser financiado a través del Plan Incluir.

El otro proyecto refiere a la zona de los vecinos que no fueron incluidos en el área de las cuadras que se tiene previsto pavimentar en calle Hipólito Yrigoyen, fue presentado ante el ENOHSA (Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento Ambiental) con un costo de $ 45 millones.

El tercer proyecto incluye dos cuencas que abarcan parte de la zona céntrica y el sector del hospital, donde se está próximo a habilitar la estación elevadora correspondiente; con una inversión global de $ 127 millones.

Este sector de la ciudad exige “la instalación de la cañería maestra de cloacas y la readecuación de los desagües pluviales de calle Juan de Garay que no se hicieron cuando se pavimentó e iluminó esa arteria”, aclaró Mitre.

Dijo también que “La idea no se limita a estos tres proyectos, sino que se pretende avanzar, dado que en la actualidad solo el 30% de la población está conectada a la red cloacal”.

La intendente dio por sobreentendido que, más allá de las gestiones realizadas para obtener los recursos, confiaba en que el Concejo Municipal le dé el marco legal a través de la aprobación de la ordenanza correspondiente.