La imputación la hizo el Fiscal Leandro Mai y ambos fueron defendidos por los abogados particulares Andrés Ghio y Eduardo Dolan.



Los imputados son; Rubén Alejandro Speranza, con domicilio en el Barrio Hospital de Reconquista, propietario de un gimnasio y de profesión contador, el otro es Edgardo Emanuel Taormina Casalis, con domicilio en Barrio Parque Industrial de la misma ciudad, quien dijo hacer comidas, ambos fueron imputados por ser coautores penalmente responsables de los delitos de administrar, explotador y organizar juegos clandestinos, en concurso ideal con ser jefes de una asociación ilícita.

El Juez Penal Mauricio Martelossi convalidó la legalidad de las detenciones que dispuso el fiscal, y avaló la continuidad de la investigación penal preparatoria.

La audiencia se realizó en la tarde del viernes 26 de noviembre de 2021 en los Tribunales de Reconquista, donde el representante del Ministerio Público de la Acusación les imputó haber formado parte de una asociación ilícita permanente y organizada de más de tres personas, a los fines de explotar, administrar, operar y organizar juegos de azar, de forma habitual y clandestina, sin contar con la debida autorización emitida por la autoridad competente.

De acuerdo a la investigación, la organización fue creada por Speranza y Taormina Casalis, se encuentra para la explotación y la organización de juegos de azar clandestinos de modo presencial (mesas de póker), con participación en la actividad delictiva de Héctor Centurión, Diego Sánchez, Maximiliano Aquino y Federico Tomasin, quienes colaboraban en la organización de las mesas de juego en carácter de subordinados a los liderazgos de Speranza y Casalis.

Algunos lugares donde organizaban juegos de póker con presencia de apostadores, están en la Avenida Pietropaolo al 2080, donde vive Taormina Casalis; una casaquinta ubicada en calle 119 al 903, y el salón de eventos Casablanca, todos en Reconquista.

A la par de la organización de las mesas presenciales de póker, la asociación ilícita luego amplio su modalidad delictiva en la explotación, administración, organización y manejo de juegos de azar con la modalidad online, para lo que Speranza y Casalis se asociaron con Franco Antonio Carpinteiro y Diego Gabriel Pereyra, domiciliados en la ciudad cordobesa de Villa Carlos Paz, quienes actuaban como dueños de las plataformas web (en línea) de juegos ilegales: Córdoba Vip, Pppoker, Entyre, United Póker y Poketeros.

Sostuvo el fiscal en la imputación, que los integrantes de la organización local, en connivencia con los integrantes de la organización cordobesa, daban ingreso y habilitaban el juego en las mencionadas plataformas web, granjeándose un beneficio económico directo para los cordobeses Carpinteiro y Pereyra, e indirecto para la asociación local, líderes son Speranza y Casalis, quienes cobraban las comisiones por la captación de apostadores. Para eso también usaban las redes sociales. Participaban también en la captación de apostadores, Aquino, Centurión y Sánchez.

El dinero que generaban las apuestas en línea era captado por la "célula cordobesa", que una vez pagaba comisiones a Speranza ya Taormina Casalis por la captación de apostadores.

Además -sostuvo el fiscal- como "una nueva muestra de la estabilidad de la organización delictiva y su acrecentamiento a cometer delitos", Casalis y Speranza crearon su propia plataforma web denominada "RecoPoker".

Para ingresar a la plataforma web, los apostadores debían depositar el dinero en Mercado Pago.

Los hechos fueron calificados por el Dr. Mai, dentro de lo que reprocha la ley argentina (Código Penal) en los artículos 45, 54, 210 y 301 bis, que contempla una pena de 5 a 10 años de prisión.

A su turno, la defensa no opuso resistencia a la legalidad de las detenciones ordenadas por el fiscal, pero adelantó el Dr. Ghio que para él, criminalizar los juegos ilegales es inconstitucional. Recordó que hasta hace algunos años era solo una falta. Además pidió que la audiencia para establecer las medidas cautelares, se realicen el lunes, para tener tiempo de estudiar la carpeta judicial aportada por el fiscal.

Tras escuchar a las partes, el Juez Martelossi declaró legal las detenciones y dispuso que la próxima audiencia será el lunes 29 de noviembre de 2021, donde el fiscal pedirá medidas cautelares, que sería la prisión preventiva.

Gentileza Reconquistahoy