El padre de los Balsaretti detenidos junto a los Agu, ahora quedara en prisión domiciliaria en su casa en Cañada Ombú.


En la mañana de este viernes se llevó a cabo una nueva audiencia de revisión de medidas cautelares para tratar la situación de Rubén Balsaretti, el padre de los Balsaretti detenidos por el robo a la Estancia Las Gamitas.



Dr. Sixto González.

El letrado penalista Sixto González, representante legal del hombre de Cañada Ombú, había adelantado que ante el estado riesgoso de salud de su defendido, quien presenta doble infarto de Miocardio dentro de un cuadro Cardiovascular de Riesgo Severo, conforme dos informes médicos de los Doctores Trucco y Bernardi), se hacía procedente una morigeración de la prisión preventiva en virtud a que el reo se encontraba en estado de hacinamiento, falta de medicación e insumiéndosele la alimentación alta en sodio y grasas.

Es por ello, que tras una serie de chequeos realizados a Rubén Balsaretti, concretados por el facultativo Horacio Emilio Goldaraz, médico forense del poder judicial, quien ya había ordenado una dieta específica para este hombre que padece esa patología y otros tantos aportados por la defensa técnica, en la audiencia celebrada este viernes, tras el pedido del Dr. Sixto González basándose en el Artículo 222 de código de procedimiento (afección cardiaca), luego estar de acuerdo todas las partes, el Juez Gonzalo Basualdo, dictamino que Balsaretti padre, cumpla prisión domiciliaria en su domicilio en la localidad de Cañada Ombú, y será su esposa Eva María Moyano, quien queda como guardadora y garante.

Cabe destacar, que en los últimos días el procesado sufrió descompensaciones, con falta de aire, mareos y dolores pectorales.

En ese sentido, en penalista González advirtió que la vida de su defendido estaba en riesgo de continuar tras las rejas y destacó una falta flagrante de humanismo en los representantes de la querella.

“De pasarle algo grave a mi asistido, Dios no permita, alguien se tendrá que hacer responsable”, había expresado González a Fm vida.