La Dirección General de Seguridad Rural Los Pumas con peritos veterinarios y con órdenes de los fiscales intervinientes trabajan en la hacienda secuestrada que en principio serían 138 animales bovinos. 



A raíz de la denuncia realizada en el Centro Territorial de Denuncia (CTD) en la sede Reconquista, acerca de la faltante de hacienda vacuna de la firma ganadera Las Gamitas; el fiscal Regional Dr. Martínez ordenó la realización de diversos allanamientos en los establecimientos rurales “La Nochera y El Lío”, ubicados en el distrito Golondrinas del departamento Vera, propiedad del Dr. Hernán Agú y su hijo el contador Emiliano Agú.

Luego de las pesquisas realizadas, en el campo “La Nochera”, se secuestraron 57 vacunos y en la finca “El Lío”, se decomisaron 81 vacas.

En ambos casos, los animales eran de distintas categorías de razas y pelajes y según los investigadores presentaban irregularidades en sus diseños de marcas y/o señales.

Como resultado de la investigación, todos los animales secuestrados fueron trasladados al establecimiento Las Gamitas, en depósito judicial. En el caso interviene la Fiscalía Regional de Reconquista, a cargo del doctor Leandro Mai.

El descargo del Dr. Hernán Agú, propietario de uno de los campos donde se secuestraron los animales en cuestión.

Si bien es muy difícil mantener una buena relación con un vecino lindero de campo con el cual se tiene un alambrado de por medio de diez (10) kilómetros que los separa, ni mi padre que convivió de vecino por más de 30 años, ni el suscripto que lleva más de 25 años de vecindad de producción, jamás hemos tenido ningún tipo de problemas, ni antes cuando era la estancia “Los Tuyangos” primero de Arbucó y después de Árbol Solo, ni ahora como “Estancia Las Gamitas” de un viejo conocido de los santafesinos el Sr. Domingo Ianozzi, a pesar de que por las características de nuestra zona, es muy difícil mantener los alambrados en buenas condiciones por el salitre y el agua y para colmo con un vecino con un campo de unas 10.000 hectáreas con varios miles de cabezas de ganado.

Ocurrió que por un recuento que hiciera en mi campo en oportunidad de marcar los terneros los días 28 y 29 de diciembre de 2020, noté la faltante de un buen lote de hacienda de mi propiedad, por lo que, antes de tomar otras medidas, decidí recolectar del campo vecino los animales que se habían pasado, alertando de animales de ellos en mi campo y reclamándole a la vez que mandaran personal de su confianza para reconocerlos y retirarlos y por insistencia mía, se haría mediante el procedimiento de “paro de rodeos” en el campo, a los fines de identificar y retirar las crías con sus respectivas madres.

Con el vecino Ianozzi comencé las tratativas a través de su encargado el Sr. Bernabé Licausi el día 3 de enero y como casualmente habían juntado parte de su hacienda, el día 4 de enero me entregaron 5 vacas, 2 terneros y 1 novillito de mi propiedad, con el compromiso de que en el momento en que se desocuparan, me posibilitarían paros de rodeo en otros potreros y mandarían personal para parar rodeo en mi campo y retirar la hacienda de su propiedad que ellos mismos reconocieran.

Recién el día miércoles 16 de febrero de 2021 pude lograr que me entregaran 3 vacas con cría y el mismo día, después de parar rodeo en una parte de mi campo, los vecinos retiraron 7 vacas con 4 terneros de propiedad de Ianozzi.

El día jueves 17 de febrero de 2021 después de parar rodeo en su campo, el encargado de la estancia y sus dependientes me entregó 3 vacas con cría y 2 toros de mi propiedad.

El día domingo 21 de febrero de 2021, sorpresivamente entraron a mi campo con la Guardia Rural y después de juntar sin la presencia de mi personal la totalidad de los animales existentes y pasarlos por la manga, retiraron según pude saber 42 vacas, 12 terneros, 2 toros y un destete del año pasado sin capar, con mi señal y supuestamente porque no se advertía marca, para realizarles un peritaje.

Estoy esperando que se perite, con mi control, cuáles son las irregularidades que se manifiestan, ya que como quienes me conocen lo saben, siempre me conduje con honestidad y nunca cedí a la tentación, ni siquiera en situaciones que hubieran importado hacer uso de un privilegio o de una situación de poder.