El procedimiento fue realizado en las últimas horas.



En la zona rural del distrito Los Amores, efectivos policiales realizaron procedimientos que terminaron con la aprehensión de cuatro hombres oriundos de San Lorenzo y Rosario.

A 45 kilómetros hacia el oeste del pueblo, los policías lograron dar con un campamento instalado para cazar aves de la zona con el objeto de comercializarlas en ciudades del sur.

Específicamente, apuntaban a capturar las especies en vías de extinción llamadas “juan soldado” y “reina mora”, con un valor de mercado cercano a los 30 mil pesos en nuestro país, y más de 70 mil pesos puestas en Europa.

Al descubrir el campamento, los policías aguardaron a que llegaran los cazadores para luego aprehenderlos, tras ello, lograron el secuestro de jaulas, cajas y recipientes para el traslado de los pájaros a grandes distancias.

Una vez recuperados, los ejemplares fueron devueltos a su hábitat natural.

Un delito que daña el ambiente

La cultura del entrapado de aves es muy frecuente este norte provincial, esta práctica se suma al tráfico de fauna, la tercera actividad ilegal más importante en el mundo.

En Argentina se estima que este negocio mueve unos 100 millones de dólares por año. El país es uno de los principales proveedores mundiales de estas especies en vías de extinción.