Fue el domingo pasado y lograron capturarla para devolverla a su habitad natural.



En horas de la tarde del pasado domingo 13 de septiembre, vecinos de la ciudad de Reconquista se vieron alertados sobre la presencia de una víbora Curiyú de 2 metros de largo que apareció en el interior de una vivienda ubicada en intersección de las calles Mitre y Lucas Funes.

El suceso ocurrió minutos después de las 16 horas, y fu necesario que el personal de la Brigada Motorizada se constituyera en el lugar anteriormente mencionado, luego de ser llamados por vecinos que dieron cuenta de la situación.

Los agentes policiales comisionaron a Ricardo Magnago, Guarda Fauna Voluntario de Reconquista, que logró capturar a la especie de anaconda y luego trasladarla hasta el puente ubicado sobre el arroyo “Aguilar”, donde se la dejó en libertad en su hábitat natural.