El ministro de Trabajo lamentó que los directivos de la empresa hayan enviado a sus abogados sin una propuesta y pidió que los responsables de la firma controlada por Vicentín se presenten personalmente para solucionar el reclamo.



El Ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Roberto Sukerman, presidió la audiencia de conciliación entre los trabajadores de Avellaneda Algodonera y representantes de la empresa controlada por Vicentín en el marco de un conflicto por mejoras salariales. El encuentro tuvo lugar en la Casa del Bicentenario de la ciudad de Reconquista, al que asistieron representantes del Sindicato de Aceiteros y Desmotadores,  y un grupo de abogados en nombre de la firma. 

“Los abogados de Vicentín asistieron con un mandato muy limitado que tenía que ver con ratificar los términos de un escrito que habían presentado. Nos quedamos con un sabor amargo porque ya que la empresa asistió,  esperábamos que al menos lo hicieran sus directivos personalmente para poder decidir y destrabar esta situación”, señaló el titular de la cartera laboral. 

Por otra parte, el funcionario adelantó que convocaron a una nueva audiencia para el miércoles de la semana próxima con la esperanza de avanzar con alguna solución: “Esperamos que la semana que viene concurran los directivos y puedan participar de la negociación para resolver esta cuestión. El pretexto de que no van a hacer ninguna oferta porque los trabajadores se afiliaron a otro gremio, no corresponde, y es más bien una excusa para no resolver el conflicto”.

Sukerman explicó que actualmente existe un conflicto de encuadre sindical sobre cuál es el gremio que corresponde a los trabajadores del sector, pero indicó que es competencia del Ministerio de Trabajo de la Nación resolverlo: “Los trabajadores tienen derecho a estar afiliados a un gremio, al otro, o a ninguno, y sin embargo siguen siendo trabajadores con todos los derechos. ¿Van a decir que no van a resolver el tema porque no están afiliados a ningún gremio? ¿La empresa cree que puede elegir a qué gremio se afilian los trabajadores? Eso no es así”, sentenció. 

Finalmente el ministro pidió “que no se criminalice la protesta social, que no se vaya a denunciar a los juzgados penales o al Ministerio Público de la Acusación conductas de los trabajadores que están defendiendo sus derechos. El ámbito propicio es este”, concluyó.