El profesor de educación física denunció una connivencia policial-judicial para encubrir a los verdaderos asesinos de la joven de Fortín Olmos.



Juan Valdez habló en la última audiencia del juicio oral y público realizada este jueves 30 de julio cerca de las 11,00 hs. Se dijo inocente del atroz asesinato y habló de una causa armada en su contra para encubrir a alguien. El docente enfrenta un pedido de condena de prisión perpetua y el lunes 03 de agosto se dará a conocer la sentencia.

La jornada duró cerca de 6 horas, abrió la audiencia el fiscal Gustavo Latorre, lo siguió la abogada querellante, Carolina Walker, luego expuso el abogado defensor Jorge Faisal y por último hizo uso de la palabra Juan Valdez quién por primera vez habló sobre su situación como imputado en la causa y era, quizá, la palabra más esperada.

Valdez se declaró inocente y apuntó a una connivencia policial y judicial para encubrir al verdadero autor o autores del crimen. «Entre el fiscal, los jueces y la policía armaron está causa para involucrarme» dijo y tuvo duro conceptos contra el ex fiscal de la causa (hoy juez) Gauna Chapero, los ex jefes de la U.R XIX Wuilloz y Malagueño, el actual jefe de la U.R XIX Julio Lucero y varios policías, entre ellos los de la comisaria de Fortín Olmos encabezados por Iván Barrientos.

El acusado negó ser amigo de los policías y que lo hayan protegido. «Hay gente que dijo que me veían salir de la comisaría a las 2 de la mañana. Y es cierto. Pero ¿saben porque? no porque fuera amigo de los policías, sino porque allí funcionaba una mesa de póker» dijo Valdez dirigiéndose al tribunal.

También denunció los malos tratos y amenazas que recibió durante su detención en la U.R XIX y hasta relató un hecho gravísimo. Dijo que habían dispuesto su traslado a la cárcel de Coronda y cuando su abogado defensor averiguó los motivos y quién había dado la orden se encontró con que ningún juez lo había hecho por lo que a las 24 horas debieron retornarlo a la U.R XIX. « ¿Cuál era la intención de ese accionar, que parezca un accidente?» le preguntó Valdez a los jueces haciendo alusión a la posibilidad de que lo maten.

Sostuvo que a él ya le arruinaron la vida y reclamó justicia por Rosalía. «La familia de Rosalía Jara necesita saber la verdad, y yo necesito saber quién se estuvo riendo de mí y de mi familia todo este tiempo» dijo Valdez y agregó «Hoy el caso está impune y no se sabe quién, ni cuándo ni cómo la mató”.

También dijo temer por su vida y hacer responsable de su seguridad a Gauna Chapero, El Dr. Carlos Renna (camarista), el juez Gustavo Gon y a los policías.

A pesar de su tono desafiante repitiendo continuamente que no les tiene miedo, en un momento de su relato se quebró recordando que muy pronto cumpliría 15 años su hija y le había prometido que estaría para esa ocasión, dijo también que quiere volver a trabajar para poder reactivar su sueldo y poder así mantener sus hijos e incluso a Alma, la hija que tuvo con Rosalía.  

Colaboración de Marcelo Manzatto