Un testigo fue presencial y dos a través de la plataforma zoom.



En la jornada de este miércoles 22 de julio, culmino la ronda de testimonios presentados por todas las partes en el juicio que enfrenta el profesor de Educación Física Juan Valdez por el femicidio de Rosalía Jara.

María Eugenia Casco, perito de análisis digital forense de la ciudad de Rosario brindo su testimonio, hablo acerca de las pericias que le realizaron al teléfono de Valdez e hizo hincapié en la manipulación que hizo uno de los peritos luego de que cometiese algún tipo de irregularidades cuando le cargó saldo al aparato en la oficina de Santa Fe. A eso se lo comprobó luego de que este teléfono fue mandado a Rosario para poder extraerle más información.

Mario Rosillo, perito especialista en adiestramiento de perros también declaro en la última jornada, hablo puntualmente sobre las pericias que se realizaron en el auto de Valdez, dijo que está mal hecha esa pericia por que el perro debió olfatear por lo menos 50 segundos alguna prenda para que se le impregne el olor y de esa manera poder realizar la búsqueda de rastros, menciono que aproximadamente 4 o 5 segundos lo hicieron olfatear al perro y destacó que hay distracciones del animal ya que iba y venía y por sus conocimientos no era un perro destinado para tal fin sino más de rastrillajes en ambientes amplios. Dijo que él cree que el perro ladro porque fue inducido directa o indirectamente por su adiestrador.    

Para cerrar, presto su testimonio Diego García, hablo de la noche que estuvo con los testigos Darán y Valenzuela, los que mencionaron que habían visto en la garita un auto blanco grande, dijo que los despidió a ellos pero no vio si enfrente estaba ese auto con esas características. García hizo hincapié en el estado de los caminos exhibiendo una fotografía tomada el 10 de julio donde mostro a un grupo de amigos que habían transitado por la tuta 83s que estaba en un estado deplorable en ese momento, también exhibió una nota periodística con fecha del 08 de julio, donde se veía a una máquina que estaba siendo remolcada por otro vehículo tras quedar atascada por el estado de los caminos. Por ultimo también argumento que también trabajaba en un paraje más alejado de La Cigüeña, y cuando paso por el bonete vio que el arroyo estaba desbordado encontrándose fuera de su cauce en 2 o 3 km aproximados. A lo expuesto por este hombre, la fiscalía dijo que no coincidía con las fechas de los períodos de lluvias que ellos tienen.

De esta manera culmino el paso de todos los testigos que cada parte ofreció para este juicio que ahora tendrá su continuidad el día 30 de julio donde se llevara a cabo la lectura de los alegatos finales, que será trasmitidos en directo desde la sala de los tribunales y luego se pasara al día 03 de agosto donde finalmente se conocerá la sentencia.