El juez Dr. Gonzalo Basualdo debió llamarle la atención al acusado por la actitud burlona ante las declaraciones de algunos testigos de la causa.



“A ver, señor Valdez evite reírse y charlar con su abogado cuando están declarando los testigos”, le reprochó el juez Basualdo al profesor de educación física, a lo que Valdez de inmediato respondió con un pedido de disculpas, “evite hacerlo porque lo estoy observando y no es la primera vez que lo veo reírse”, insistió el juez.

La pregunta sería, ¿de qué se ríe Valdez?, con semejante acusación, mas el pedido de condena a la pena de prisión perpetua y luego de estar detenido tres años de forma ininterrumpidos, su actitud no es la que su defensa técnica pregona en los medios de la región.