“Es un proyecto de escurrimiento de un área bastante grande que está pensado para solucionar el histórico problema de acumulación de agua que teníamos en la zona céntrica”, preciso el actual intendente.  



Si bien la obra todavía no está terminada, ni se va a terminar antes del 10 de diciembre cuando el actual intendente abandone la gestión, durante el período de transición se llegó a un acuerdo con quien será la sucesora de Fabbroni, Ing. Paula Mitre, de culminar con este importante desagüe para la ciudad.  

“Hoy por hoy la obra está funcionando a medias ya que falta conectar el desagüe que viene por calle Sarmiento y llega por Mariano Leiva hasta Belgrano que serían unos 200 mts”, decía Fabbroni.   

“Los problemas hoy se suscitan con mayor frecuencia en calle Belgrano, Moreno y la esquina de la Plaza, que son los lugares donde históricamente le cuesta escurrir, y eso se debe precisamente a que la obra no está culminada sumado a que está en plena ejecución lo que hace que el curso del agua se obstaculice más”, agregaba.

“Tenemos firmado un convenio con el ministerio de infraestructura de la provincia que debemos readecuarlo a los costos actuales para que de manera se puedan bajar los recursos necesarios para culminar la obra; y será la próxima gestión la encargada de hacerlo y así lo charlamos en reuniones de transición”, detallaba el mandatario municipal.